jueves, 19 de marzo de 2015

Sobre las hojas que ha dejado el paso de los días del invierno en las aceras paseamos

Por minutos, tú en mis brazos y abrazándome, con tus piernas colgando e insistiendo en seguir en movimiento con tu insesante sonrisa y tu cabello color noche. De las manos nos tomamos. Mamá y yo nos besamos, tu nos viste y sonreías, no pretendo hacerles daño.