jueves, 23 de agosto de 2012

Ω

Cabalgaba por la llanura de su mente aquella tarde, el viento del norte anunciaba que el final del día sería agitado y venturoso. Los pies descanzaba sobre una maltratada mesa de cedro que crujía ante el peso de sus botas; el olor de una humilde cena con frijoles y arroz escapaba de la cocina junto con el sonido que produce el agua al entrar en su punto de ebullición. Más allá de la mesa de cedro podía ver a un gato entre jugando y torturando a una triste alimaña, eso no le importaba, era difícil lograr incomodarle después de todo lo que había vivido en los últimos días; él estaba allí, contemplando todo aquello con un dejo de indiferencia, estaba allí pero al mismo tiempo no estaba. Ese “algo“ dentro de sí que en otras circunstancias le hubiese hecho soltar una sonrisa ante su hijo o una caricia a su mujer se había desprendido de su cuerpo y lo que yacía en esa silla no era él, era solo el cascarón que solía contener la energía de un ser.

La voz de su mujer lo despertó a la “realidad“, mas no logró entender sus palabras sino hasta que ella las repitió al no encontrar una respuesta.

-La cena está servida- le dijo, con esa voz tan cálida y sumisa que los años de matrimonio le impusieron.
-Gracias- contestó él mientras se levantaba y se dirigía al comedor.

La mesa estaba adornada por un par de gardenias dentro de un florero turquesa largo de porcelana, un buen recuerdo de la abuela. La luz que iluminaba la habitación desde el techo de la misma hacía caer la sombra del florero justo en el plato del que comía ella. Las porciones eran similares en cantidad, pues era esa la costumbre que ambos tenían. Después de un ‘¿Qué tal tu día?‘ y la respuesta a dicha pregunta (una breve maraña de mentiras y omisiones) no se volvió a escuchar palabra alguna durante la cena.

Al terminar de comer, ambos retiraron la mesa y antes que se dispusieran a lavar los platos usados la rutina fue interrumpida por seis golpes rápidos a la puerta principal. Él sabía con seguridad que habían dado con su paradero, que venían por él para llevarle a rastras a su tan merecido castigo, sin derecho a juicio o amparo alguno; el Tratado de Comportamiento era claro y conciso: ‘Ojo por ojo, diente por diente‘. El incómodo silencio terminó cuando tras la puerta se escucharon las palabras ‘no golpearé la puerta de nuevo de no ser para derribarla‘.

Lo que los vientos del norte habían anunciado minutos antes inundaba la noche. Al abrir la puerta una corriente de aire tiró de la mesa el florero turquesa dejando salir una de las gardenias la cuál ella pisó sin notarlo mientras se apresuraba a la habitación de su hijo; éste dormía pues el día había sido largo y arduo para él, era temporada de cosecha y no podía perder tiempo. Mientras ella se sentaba en la orilla de la cama y tomaba la mano del pequeño, su esposo salía de casa cerrando la puerta tras de sí sin despedirse.

Ella pasó el resto de la noche pidiéndole a su dios por el bienestar de su marido, su dios no la escuchó, o quizás no le tomó importancia alguna. Quizá desde hace mucho su dios y otros más habían apartado la vista de Omega, el pueblo de los malditos, de los condenados, de los engranes más menospreciados del enorme mecanismo que era la Republica del Centro; allí no había dios, ni ángeles ni demonios; no había ley ni delitos, sólo actos y consecuencias. Tampoco había castigos (al menos no oficialmente) ni mucho menos recompensas, ya fuera por trabajos o logros. Todo ciudadano de Omega era un número y nada más, y los números no gozan de derecho alguno. Y así sería recordado él, al ser sepultado días más tarde bajo una fría y pesada lapida de piedra... “Aquí yace 0884, mató y corrió con la misma suerte. Se ajustaron desperfectos“

1 comentario:

Anónimo dijo...

?The father of the kid was trying to put on the TV and somehow it was not starting and the little girl child was watching the entire scene while she was sitting in the sofa with her father grabbing a bowl of popcorn Football fans love nfl jersey because they have become a classic piece of fan apparel that you can see throughout the stands at any pro game Washington is at Dallas on Monday in the NFC EastIt's Wholesale nfl jerseys something they're going to wear often, so in order to last the jersey has to stand up to repeated washings Guide can tell only from where and how the data should be collected and can not tell how to arrange the data in the thesis This is never absorbed by the body, and is interwoven throughout the tendon to reapproximate its tension prior to the rupture
She has written down her own experience on the internet for the reading of the NFL enthusiasts The nuns taught these students how to read and write too You may have to review a lesson several times before you fully grasp the concept It is always smart to do some research online in advance e created visits pursuant in order to new methods inside the CBA that will protect our players, he mentioned in the statement You have to ensure that you have added everything you need to your virtual cart Pesan akhir yang muncul di website atau brosur anda hampir dapat dipastikan bukan merupakan terjemahan langsung dari aslinya

[url=http://www.texansfootballshop.com/]Arian Foster Women's Jersey[/url]
[url=http://www.jjwattjerseys.com/]J.J. Watt Jersey[/url]
[url=http://www.peytonmanningwomensjersey.com/]Peyton Manning Jersey[/url]